La policía detuvo a cuatro “hackers” chilenos que integraban una de las bandas más importantes del mundo, con más de 8 mil sitios de internet infiltrados, incluidos uno de la NASA y páginas gubernamentales de Argentina, Bolivia, Colombia, Estados Unidos, Israel, Perú, Turquía y Venezuela, informó la brigada policial de crímenes cibernéticos.

Dos de los detenidos mayores de edad, aparecieron por la tarde del lunes ante un juez que decretó su prisión preventiva durante 90 días para dar tiempo a un fiscal que debe presentar los cargos. Los otros dos hermanos gemelos de 17 años, quedaron en libertad pero deben comparecer a las citaciones del fiscal.

El inspector policial dijo a la prensa que por su alcance, serían el tercer grupo de “piratas cibernéticos” más importante del mundo, detrás de una banda asiática y otra brasileña.

Las detenciones se concretaron luego de ocho meses de investigaciones en las que participaron servicios policiales y de inteligencia de Estados Unidos, Israel y países sudamericanos.

El líder de la banda, según la policía, es el ingeniero Leonardo Hernández, 23 años, conocido como “NeTToxic”, quien es requerido por varios países y, según los datos policiales, sería uno de los más importantes hackers de la región. “NeTToxic” alcanzó a declaró a la prensa que no actuaba por dinero sino por diversión.

El segundo de los arrestados actuaba con el apodo de “SSH-2” y los dos gemelos restantes usaban los sobrenombres de “Codiux” y “Phnx”.

Sobre las páginas infiltradas, la policía dijo que hasta el momento se lleva un registro de 8 075 websites.

El inspector dijo que las detenciones fueron posibles por la colaboración de Interpol, y de servicios de inteligencia de Estados Unidos, Israel y de varios países sudamericanos.

Sobre los motivos de estos piratas del ciberespacio, se explicó que “más que el ego… la investigación va a dictar cuáles son los verdaderos intereses que tenían estas personas”.

De acuerdo a la legislación chilena, los hackers podrían ser condenados a penas de hasta cinco años de cárcel por el delito de “sabotaje electrónico”. Además, los gobiernos afectados podrían iniciar juicios de extradición.

Fuente: El Universal

About The Author