family3.jpg

La polémica campaña del vodka Absolut ha muerto. Las protestas de grupos de extrema derecha en distintos puntos de Estados Unidos pero, sobre todo, las amenazas de boicot en un mercado que representa 40% de sus ventas a nivel mundial, obligaron ayer a la empresa de origen sueco a sepultar la más corta y exitosa de sus campañas publicitarias.

En un comunicado emitido desde sus cuarteles en Estocolmo y Nueva York, la vicepresidenta de comunicación de Vin&Spirit, Paula Ericksson, se vio obligada a anunciar el inmediato retiro de la campaña y a desmentir universalmente la propuesta de reconquista que sólo pretendía conquistar el mercado mexicano.

La promesa de retirar de circulación el mapa de la discordia —que ha agitado la blogósfera con montajes en los que aparece un muro metálico sobre la actual frontera entre Estados Unidos y México y otro que sobrepone una cruz gamada sobre Suecia, Alemania y Francia—, no ha conseguido sin embargo aplacar las iras de quienes ven en esto una prueba más de la “conspiración urdida desde México para reconquistar Estados Unidos”.

Como botón de muestra, la agitación que ha surgido en la blogósfera entre aquellos que acusan a Absolut de simpatizar con “grupos radicales” como Mecha, La Raza y Aztlán que “abogan por la violencia y el genocidio para conquistar Estados Unidos”, según el punto de vista de Matt D., quien se identifica a sí mismo como oficial del Ejército de Estados Unidos en un blog de Los Angeles Times.

O como el comentario de alguien que se presenta como “un mexicano encabronado” para asegurar que “la panza de la mujer hispana es la más poderosa arma de la reconquista. Nuestros números pronto sobrepasarán a los fanáticos y a los racistas y nadie podrá detenernos… ¡Viva La raza!”

Para Armando Navarro, profesor de la Universidad de California Riverside, la tormenta desatada por el anuncio sólo refleja el efecto pendular de un sentimiento antiinmigrante que está a flor de piel entre aquellos “que siempre reaccionan a la mínima provocación para impulsar su agenda contra el movimiento de millones de indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos.

“El problema de fondo es que, de cada tres niños que nacen hoy en Estados Unidos, dos son de origen mexicano y esa es una realidad que seguirá agitando el debate político”, aseguró Navarro. Como el profesor Gerald Celente, fundador del Trends Research Institute de Rhinebeck, en Nueva York, y uno de los más respetados analistas de tendencias, que ha escandalizado a organizaciones antiinmigrantes al predecir que estados como California, Nuevo México y Texas “volverán a ser demográficamente mexicanos”, tal y como lo ha sugerido metafóricamente el anuncio de vodka Absolut.

About The Author