absolut2.jpg

La empresa sueca Vin&Sprit, fabricante del vodka Absolut, retiró el polémico anuncio de este licor en México. El mapa utilizado, vigente en el año 1830, sitúa bajo control mexicano los actuales estados de Texas, California, Arizona, Nevada, Utah, Nuevo México y partes de Colorado y Wyoming, territorios que México perdió con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo que puso fin a este conflicto bélico.

La vicepresidenta de Comunicación de V&S, Paula Eriksson, a través del blog de la compañía, pidió anoche disculpas por el anuncio. Aseguró que la intención de su empresa no fue ofender a nadie, ni abogar por la modificación de las fronteras entre Estados Unidos y México, ni alentar el sentimiento antiestadounidense, ni intervenir en el debate migratorio entre ambos territorios.

“Para asegurarnos de que se evitarán errores similares en el futuro, estamos ajustando el proceso interno de aprobación para anuncios destinados a mercados locales”, sentenció Eriksson.

Dos días antes, en el mismo blog de Absolut, la dirigente de V&S intentó justificar el anuncio de su empresa y dijo que fue ideado al pensar en la sensibilidad mexicana. “Evoca a un tiempo en el que el pueblo de México quizás siente que fue más ideal”, sostuvo.

Eriksson reconoció que las personas interpretan de manera distinta sus anuncios según el lugar donde se encuentren, y añadió que “obviamente” éste está diseñado para el mercado mexicano y no para el estadounidense, “que hubiera sido muy distinto”.

Estas declaraciones desataron durante todo el fin de semana un sinfín de reacciones y se contabilizaron unos mil 500 comentarios en la página web de Absolut por parte de ciudadanos de Estados Unidos.

Además de las peticiones de boicot, entre las reacciones de los internautas estadounidenses destacan los montajes en los que aparece un muro metálico sobre la actual frontera entre Estados Unidos y México, y otro que sobrepone una cruz gamada sobre Suecia, Alemania y Francia.

El anuncio de la discordia se enmarca en la campaña “In an Absolut World” (en un mundo Absolut), en la que la compañía invita a los consumidores de cada país a distintas visiones de un mundo “supuestamente ideal”.

De acuerdo con especialistas en mercadotecnia y publicidad, el anuncio de la marca Absolut, forma parte de una campaña sarcástica, irreverente, irónica, a manera de burla, con humor negro, que no ha sido bien comprendida.

Y esta no es la primera vez que Absolut lo hace así. En general, dicen que sus campañas son creativas pero a la vez polémicas y provocativas. Aunque para Alan Zabicky, director creativo de Área 6 y catedrático de la Universidad de la Comunicación (UC), en esta ocasión —y con toda la intención— sí metieron el dedo en la llaga por la sensibilidad del tema migratorio entre EU y México.

Desde su punto de vista, hoy los anunciantes buscan la presencia en medios, pero también que se hable de ellos: en blogs en internet, noticieros, periódicos, de boca en boca, entre otros, lo que están logrando y por lo que no tienen que pagar.

Juan Carmona, profesor de publicidad de la UC y director de comunicación de la agencia de publicidad Icono, explica que el mapa forma parte de una campaña global que simplemente plantea utopías o ideales. Con piezas sencillas es un “parteaguas para quitar lo políticamente correcto”. Además se trata de estrategias locales. “De igual forma podrían hacer una campaña poniendo al Periférico vacío”, destaca.

Los expertos coinciden en decir que México también ha tenido muchas oportunidades para quejarse por publicidad ofensiva hecha en Estados Unidos. Por ejemplo, en aquella donde se muestra a los mexicanos como indígenas recargados en un nopal.

Ricardo Rubio, socio director de servicios creativos de Lebrija Rubio Publicidad, recuerda la campaña de Frito Lay en la que con el personaje Frito Bandito (un mexicano con bigotes, sombrero y pistolas) se hizo parodia de los mexicanos del otro lado de la frontera. “Es ofensiva si la sacan del contexto publicitario, pero no hubo quejas de México a EU por esa campaña”.

About The Author