Una expedición de científicos ha encontrado al menos 52 nuevas especies de animales y plantas en la isla de Borneo. WWF/Adena, organizadora de la investigación, advierte que la zona sigue siendo una de las más amenazadas del planeta, por culpa de las grandes talas para la producción de caucho, aceite de palma y celulosa, así como los incendios.

Entre las nuevas especies documentadas por los biólogos de WWF destacan 30 peces nunca descritos hasta ahora, dos ranas arbóreas, 16 plantas de jengibre diferentes, tres especies de árboles y una espectacular y gigantesca planta “de grandes hojas nunca vista hasta ahora”.

Muchas de estas nuevas criaturas tienen características sorprendentes, como el minúsculo tamaño de un nuevo pez encontrado en las ácidas y negras aguas de las turberas isleñas, que con menos de un centímetro de largo es el segundo vertebrado más pequeño del mundo.

No es el único pez raro. Los biólogos también están sorprendidos ante las seis nuevas especies de peces luchadores siameses, uno de los cuales tiene un patrón azul-verdoso iridiscente; o el pezgato de dientes protuberantes y un vientre adhesivo mediante el cual, literalmente, puede pegarse a las rocas. También la rana arbórea de ojos verdes asombrosamente brillantes. En cuanto a las plantas, los nuevos jengibres descubiertos elevan a más del doble las especies de ‘Etlingera’ conocidas hasta ahora, y la flora arbórea de Borneo se ha visto enriquecida con tres nuevas especies del género ‘Beilschmiedia’.

Para WWF/Adena, estos hallazgos destacan, una vez más, la extraordinaria importancia de conservar los hábitats y las especies de la tercera mayor isla del mundo. Stuart Chapman, Coordinador Internacional de la organización del Programa ‘El Corazón de Borneo’, insistió en que “cuanto más exploramos, más encontramos”. “Estos descubrimientos ratifican la posición de Borneo como uno de los centros de biodiversidad más importantes del mundo”, señaló.

Casi todas las nuevas especies fueron encontradas en ‘el corazón de Borneo’, una región montañosa de unos 220.000 kilómetors cuadrados cubierta de un bosque húmedo ecuatorial y situada en el centro de la isla. Una región seriamente amenazada por la deforestación de la zona, una lacra que desde 1996 ha avanzado en Indonesia una media de dos millones de hectáreas al año. De hecho, según los científicos de WWF/Adena, en la actualidad solo queda la mitad de la cubierta forestal original de Borneo.

Según Chapman, el “remoto e inaccesible bosque del Corazón de Borneo constituye una de las últimas fronteras de la ciencia y se van a continuar descubriendo allí multitud de especies desconocidas. Sólo estamos a la espera de la próxima sorpresa”.

Estos bosques vitales para el ecosistema de la zona, al constituir las fuentes de la mayoría de los grandes ríos, que “actúan como cortafuegos contra los incendios forestales que han asolado las tierras bajas este año”.

En una reunión del Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica que tuvo lugar el pasado mes de marzo en Curitiba, Brasil, los tres gobiernos que se reparten Borneo (Brunei Darussalam, Indonesia y Malasia) se comprometieron oficialmente con una iniciativa para la conservación y la gestión sostenible del Corazón de Borneo. Se espera que finalicen urgentemente una declaración conjunta formal, que sitúe al Corazón de Borneo entre las prioridades mundiales de conservación.

Borneo es uno de los dos únicos lugares en el mundo (junto con Sumatra) donde coexisten orangutanes, rinocerontes y elefantes. En sus remotas selvas, algunas de ellas apenas nunca pisadas por el hombre, los científicos han encontrado otras especies nunva vistas hasta ahora, como una serpiente camaleónica o un nuevo mamífero carnívoro.

About The Author