El esqueleto de un bebé reptile de dos cabezas fue descubierto en China, más o menos de unos 120 millones de años es la prueba más antigua de la existencia de este tupo de malformaciones conocidas en los reptiles actuales.

El esqueleto mide siete centimetros de largo y tal vez se trata de un embrión o de un recién nacido, comenta el paleóntologo Eric Buffetaut del Centro Nacional de Investigacines Científicas.

Este fósil se puede comparar a los mínisculos fósiles del Museo Shenzhen (sur de China) que son considerados embriones o jóvenes reptiles acuáticos que tienen dos cabezas o dos colas.

El animal tiene una malformación llamada “bifurcación axial” que también puede verse en lagarijas, serpientes o tortugas actuales. Este es el primer hallazgo de un fósil con malformaciones de este tipo.

About The Author