Si sus amigos y su familia engordan, las probabilidades indican que usted también lo hará. Gracias a los resultados de un nuevo estudio, los investigadores sugieren que la obesidad es contagiosa y se esparce fácilmente de una persona a otra.

Este amplio estudio probó que esta premisa es verdadera incluso si tus seres queridos viven lejos. Los vínculos sociales parecen jugar un sorprendente y fuerte papel, incluso más fuerte de lo que se creía con los genes.

“Nos quedamos sorprendidos al encontrar que los amigos que viven a kilómetros de una persona tienen el mismo impacto que el vecino de al lado”, dijo el coautor del estudio James Fowler de la Universidad de California.

El estudio muestra que las posibilidades de que una persona sea obesa incrementan hasta un 57% si su amigo lo es, 40% si un hermano lo es y 37% si su esposa lo es. En las relaciones de amigos más cercanas, el riesgo casi se triplica.

Los investigadores piensan que es más que gente con hábitos alimenticios y de ejercicio similares que pasan mucho tiempo juntos. Más bien creen que al tener familiares y amigos que son obesos cambia la idea personal de lo que es un peso aceptable ante otros.

A pesar de los descubrimientos, los investigadores dicen que la gente no debe romper sus relaciones por esto.

“Existe una tonelada de investigación que sugiere que tener más amigos te hace más saludable”, explicó Fowler. “Así que lo último que alguien debe hacer es deshacerse de sus amigos”.

El estudio fue publicado el jueves en el “New England Journal of Medicine” y fue patrocinado por el “National Institute on Aging”.

Los investigadores analizaron historiales clínicos de gente en el “Framingham Herat Study”, el cual a dado seguimiento a la salud de residentes de los suburbios de Boston por más de medio siglo. Le dieron seguimiento también a los historiales clínicos de amigos y familiares usando la información que los participantes proporcionaban cada vez que eran examinados por más de 32 años.

En total participaron 12 067 personas.

Después de tomar en cuenta el peso que se gana naturalmente y otros factores, los investigadores descubrieron la influencia que ejercen amigos y gente que no comparte los mismos genes o que viven en la misma casa. La geografía y el tabaquismo no tuvieron ningún efecto en los riesgos de obesidad.

En promedio, los investigadores calcularon que cuando una persona obesa subía 8 kilos, el amigo más cercano subía 5.

El género también tiene una fuerte influencia. En amigos del mismo sexo, una persona tiene probabilidades de subir de peso un 71% si su amigo sube de peso. Entre hermanos, el riesgo es de 44% y de 67% entre hermanas.

El estadista Stan Wasserman, de la Universidad de Indiana, dice que aunque el estudio es astuto, tiene sus limitaciones porque excluye las relaciones fuera del grupo de participantes.

La obesidad es un problema de salud pública mundial. Alrededor de mil millones y medio de personas en el mundo tienen sobrepeso, incluyendo más de 400 millones que son obesos. Dos terceras partes de las personas en Estados Unidos tienen sobrepeso o son obesas.

Mucho de la reciente investigación se enfoca en la intensa búsqueda por encontrar a los genes de obesidad involucrados en el apetito o en la quema de calorías. Los tratamientos se centran principalmente en ayudar a individuos que quieren bajar de peso por medio de una dieta sana y ejercicio.

Los descubrimientos de este estudio pueden abrir una puerta para tratar esta epidemia mundial. Los investigadores dice que puede ayudar a tratar la obesidad en grupos en vez de que sea de manera individual.

“Ya que la gente está interrelacionada, su salud también lo está”, dice el autor del estudio el doctor Nicholas Christakis, sociólogo de la universidad de Harvard.

Los expertos en obesidad que no estuvieron involucrados en la investigación declaran que los resultados sostienen lo que ellos sospechaban desde hace mucho tiempo, que las personas se concentran en otras personas para fijar el peso que es aceptable en sus grupos sociales.

“Si usted está un poco pasado de peso y todos a su alrededor lo están o un poco más, usted se sentirá bien cuando se vea a un espejo”, explica el Doctor David Kats, director de la Centro de Investigación y Prevención de Yale.

Mas información.

New England Journal

Framingham Heart Study

Harvard University

University of California, San Diego

About The Author